CO-COCREAR

 

ipp

Meditar y dibujar, siento que el lápiz es parte de mi, cada trazo es entusiasmo e incertidumbre de ver el conjunto.

Nacen imágenes que cada individuo ve desde su perspectiva.

Cuando estaba en fase de recuperación de una intervención quirúrgica , tuve que estar meses en reposo. Volví a casa de mis padres, que me cuidaban con todo el cariño.

El tiempo se paro y de una manera natural comencé a dibujar, siempre me ha gustado pero antes cuando dibujaba la mayoría de las veces copiaba otros dibujos a modo de ejercicio.

En esta ocasión me dejaba llevar sin saber que dibujaba, es como si el pilot fuese solo… directamente al folio sin lápiz.

Era algo que me empezó a entusiasmar, cada dibujo requería mucho tiempo y dedicación, pero en cada uno sabia cuando empezaba y cuando terminaba.

La siguiente sorpresa fue la reacción desde el exterior, de las personas que los veían. ¡¡Se sentían atraídos!!  Incluso me describían las figuras que ellos observaban dentro de cada dibujo.

Paso el tiempo y seguía dibujando pero a la hora de incorporarme al trabajo el tiempo de dedicación fue disminuyendo, hasta que prácticamente deje de dibujar. En alguna ocasión probé con óleo y regale los cuadros.

Paso más tiempo y prácticamente los deje olvidados.

Hasta que un día abrí mi carpeta de dibujo y allí estaban, mi pareja se quedo encantado con ellos y me animo a enmarcarlos en nuestra casa.

Así lo hice, en nuestro salón, sobre el sofá están. Me encanta que estén ahí.

Una mañana, estaba en casa a una hora en la que solía estar en la oficina.  De repente, me fije en uno de ellos….la luz del sol entro y dejo su rayo justo en el circulo central de mi dibujo que para mi es la representación del sol. Sentí que algo me quería decir ese rayito, algo como, adelante, es por aquí…

¡Momento mágico!

Un comentario

  1. Chema me lo habló y lleno de curiosidad visito tu página. He quedado sorprendido orgánicamente. Hacen que me mire por dentro para descubrir ese mundo real pero oculto, hacen pensar pero no inquietar, ¡enhorabuena¡. Una sugerencia, con perdón: ¡prueba el gran formato¡.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *